logo_web.png

Da8

Real de a Ocho

LOGO-v-centenario-1-vuelta-mundo-VECTOR.
botijo sin borde amarillo 2.jpg
lupa_01.png

Recreación botija de vino tipo A

Sevilla (SXVI)

da8_versión_negro.png
lupa_01.png

Terra Ignota VINUM se presenta como un pequeño homenaje a modo de alegoría, al papel que jugara la Monarquía Hispana, y especialmente Sevilla en el ámbito comercial del Siglo XVI, cuando los productos españoles y especialmente los sevillanos pasaron a inundar los puertos coloniales del Atlántico y el Pacífico.

triana_larga_edited.jpg
lupa_01.png
sevilla_larga_edited_edited.jpg

Láminas de Triana y de Sevilla

Antón Van Der Wyngarde

Biblioteca Nacional de Viena

(Austria) 1567

lupa_01.png
lupa_01.png

 Por ello hemos querido hacer referencia al Viaje de Magallanes y Elcano, como hito de la globalización territorial, al Real de a ocho, como símbolo de la globalización económica, y a la botija como el recipiente que más se usó para envasar los productos de exportación.

Sanlúcar_de_barrameda_1567.jpg

Lámina de Sanlúcar de Barrameda

Antón Van Der Wyngarde, 1567

(Colección Oxford)

Recreación botija de aceite

tipo B de producción alfarera de Sevilla (SXVI)

Botija%20aceite_edited.jpg

Si bien, es posible que estos tres elementos no convivieran en el tiempo, sí que acabaron relacionándose entre sí para dar lugar a una realidad comercial hegemónica única.

Magallanes y elcano

La expedición que completó la primera circunnavegación del globo zarpó de Sevilla en agosto de 1519, recaló en Sanlúcar de Barrameda durante un mes y tras un largo y costoso periplo regresó en septiembre 1522. Este hecho cambiaría el mundo, dando lugar a un proceso de globalización sin precedentes que no solo implicó el intercambio económico y la circulación de mercancías alrededor del mundo (oro y plata de América, especias del Sudeste Asiático, sedas y porcelanas de China, y productos alimenticios hasta entonces desconocidos para los europeos, como el tomate y la patata), sino también la circulación de gentes, y movimientos de población que conllevó a la convivencia de europeos, americanos y africanos, dando lugar al mestizaje, cultural y biológico. Pero, sobre todo, la globalización generó una conciencia creciente de que había solo un mundo, habitado por pueblos que, con independencia de su raza, color, sistemas de creencias y estilos de vida, eran todos seres racionales dotados de una humanidad común. ¿Quieres conocer más sobre la primera vuelta al mundo? Encontrarás el enlace a una información más  detallada dentro de la caja.

01.jpeg
JUAN-DE-LA-COSA-SANTOÑA.jpg

Carta Juan de la Cosa (año 1500)

Primer mapamundi de la historia, en el que se basó la primera circunnavegación del planeta y la primera vez que aparece el continente americano (Museo Naval de Madrid)

lupa_01.png
06.jpeg
lupa_01.png

Mapa con la ruta de la primera circunnavegación del globo

Atlas de Battista Agnes 1544

Biblioteca de Congreso de EEUU

Epigrafías

(El archivo de Indias)

Legajo1.jpg
legajo elcano y Sevilla.jpg
Legajo 3.jpg

Legajos Archivo de Indias de Sevilla,

relacionados con la primera circunnavegación del globo, y de los que hemos obtenido las epigrafías de las botijas (año 1519)

Epigraf%C3%83%C2%ADas_1_edited.jpg
Botija2.jpg

Todas las muestras epigráficas presentes en la botija han sido extraídas de documentos originales y relacionados con la expedición de las especies, procedentes del Archivo de Indias de Sevilla. El archivo fue creado por Carlos III en el siglo XVIII con el objetivo de centralizar en un único lugar la documentación administrativa de los territorios ultramarinos españoles, hasta entonces dispersa en los archivos de SimancasCádiz y Sevilla. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987 y actualmente es el mayor archivo existente sobre la actividad de España en América y Filipinas conteniendo información sobre la historia política, social, económica y eclesiástica en aquellos territorios. Para conocer los documentos de los que hemos extraído la epigrafía usa el código QR que encontrarás dentro del envase.

Epigrafías botija

del Archivo de Indias de Sevilla

La Botija

Las botijas eran los recipientes en los que se transportaban los productos de exportación. Debemos mencionar que, entre las botijas, existen varios tipos o subtipos diferentes, que debieron responder a la naturaleza de los productos envasados, razón por la que nosotros hemos reproducido dos subtipos diferentes, una para el vino y otra para el aceite.

botijas_juntas.jpg
17_edited.jpg
Botijas_hundidas_Galeón_Ribadeo.jpg
botija_correo.png

Botijas recuperadas de pecios españoles hundidos en costas de la Rep. Dominicana

Botijas halladas en Galeón Ribadeo (Lugo). SXVI

Botijas españolas halladas en las costas de Florida y expuestas en el museo de Hª Natural de Florida (EEUU). Conocidas como

Spanish Jar

IMG-20200311-WA0005_edited.jpg
IMG-20200311-WA0004.jpg

Las botijas que presentamos a continuación han sido registradas tanto en América, en pecios de barcos hundidos y en diferentes edificios, como en Sevilla, ya sea en excavaciones o formando parte de construcciones a modo de loza quebrada, sirviendo como relleno de las bóvedas, para aligerar el peso de las mismas.

Elaboración de botijas de la mano de nuestro maestro alfarero

El real de a ocho

17799008_418934215142180_532950233479771

Primera divisa mundial.

Real de a Ocho original del SXVI con ceca de Sevilla

IMG_20200428_093150_edited.jpg
Moneda1.jpg

Recreación del Real de a Ocho del SXVI con ceca de Sevilla

IMG-20200311-WA0008_edited.jpg

"S" de la ceca y acuñación en Sevilla

Sin duda, uno de los símbolos más característicos de la hegemonía económica comercial española fue el Real de a ocho, acuñado por la monarquía castellana en la Península y en sus colonias.  La reproducción que presentamos fue acuñada en la Casa de la Moneda de Sevilla en algún momento del siglo XVI, aunque desconocemos la fecha exacta.

Casa de la moneda.jpg

Azulejo de la Casa de la Moneda de Sevilla (1585)

Durante más de tres siglos, llegó a convertirse en una verdadera divisa internacional,encontrándose en pecios de barcos hundidos en muchos puntos del planeta y sirviendo de modelo  a monedas actuales como el tael en China, el  yen en Japón, o el dólar estadounidense.

16.jpeg

Real de a Ocho como origen del dólar (Spanish dollar)

Sello de A Ocho

logo_web.png

Sello Da8, basado en las marcas de los comerciantes de la época

Sello 1.jpg

Como parte de nuestro homenaje a la globalización territorial, económica y comercial protagonizado por la Monarquía Hispánica a partir de últimos años del Siglo XV, hemos elegido como sello de nuestra marca, simbolizando las improntas en el barro fresco de los comerciantes y alfareros de la época, una de las columnas del “Plus Ultra”, emblema de Carlos I, y que ejemplifica perfectamente el momento de expansión que se dio en la época, superándose los antiguos límites del mundo conocido, cuando no había nada más allá de las Columnas de Hércules.

Plus ultra.jpg
IMG_20200428_000854.jpg

Símbolo Plus Ultra

Sellos alfareros y comerciantes en botijas de barcos españoles hundidos en costas de E.E.U.U.

08_nueva.jpg

Legajo del Archivo de Indias de Sevilla con la relación de sellos y comerciantes de la época

Nuestro Vino

Un ejemplo temprano de esto lo tenemos en los abastos de la Flota de Bartolomé Colín, Juan Lucero, Bartolomé de Leza y Fernand Pérez en 1495, en el que según la autora Carmen Mena García “La compra de vino ascendió a 3.1692,5 arrobas y la de vinagre a 555 arrobas. Los primeros se embarcaron en 56 cascos y los segundos en 10, repartidos entre pipas y toneles. El origen de la producción es doble: El Aljarafe (Villalba, Aznalcázar, Manzanilla) y la sierra norte (Cazalla, Guadalcanal, Alanís), aunque conviene precisar que el vinagre procede siempre de aquel”.

La mayor parte de los productos vinícolas que se embarcaban para América eran abastecidos por las provincias de Cádiz y Sevilla, siendo un ejemplo de esto los vinos de Jerez de la Frontera y de

la Sierra Norte de Sevilla, entre los que se encuentran los caldos de Cazalla de la Sierra.

El vino fue un producto básico en todos los fletes que se hacían en los navíos que se aventuraban a realizar viajes transoceánicos, pues por su durabilidad era más seguro consumirlo que la propia agua y además subía el espíritu de la tripulación y aliviaba las duras condiciones en la que esos exploradores realizaron estas intrépidas y audaces travesías.

Zona restringida Clientes

14.png
IMG_20200428_093150_edited.jpg
17799008_418934215142180_532950233479771
10.png

Terra ignota vinum

Son muchas las veces que nos hemos preguntado qué debieron sentir aquellos que se adentraban en la inmensidad del mar rumbo a un mundo desconocido, a una Terra Ignota. Con este producto, a modo de alegoría, queremos hacer un humilde homenaje al papel que jugó Sevilla en el ámbito comercial del siglo XVI, juntando para ello tres elementos que, si bien, puede que no convivieran en el tiempo, sí que acabaron relacionándose entre sí para dar lugar a una realidad comercial hegemónica única. 

botijo sin borde amarillo 2.jpg

Lámina de Sanlúcar de Barrameda

Antón Van Der Wyngarde, 1567

(Colección Oxford)

Botijas recuperadas de pecios españoles hundidos en costas de la Rep. Dominicana

Legajo archivo de Indias de Sevilla.

relacionados con la primera circunnavegación del globo, y de los que hemos obtenido las epigrafías de las botijas (año 1519)

Primera divisa mundial.

Real de a Ocho original del SXVI con ceca de Sevilla

Recreación botija de vino tipo A

Sevilla (SXVI)

Información extendida

da8_versión_negro.png
DB75FADF-E96F-447A-8AF6-101462A3256E-667

Con la primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano que en 1519 zarpó de Sevilla y recaló en Sanlúcar de Barrameda, dio comienzo el fenómeno que actualmente conocemos como Globalización, y que tuvo su primer exponente a nivel mundial en el imperio económico y comercial de la Monarquía Hispánica. El lema que utilizara Carlos I, el “Plus Ultra”, ejemplifica perfectamente la expansión territorial que se dio en los últimos años del siglo XV y los primeros del XVI, llegándose por primera vez más allá de las Columnas de Hércules, donde se encontraba el fin del mundo conocido hasta el momento. Esta globalización de carácter territorial dio lugar a una de tipo económica, ya que todas las rutas comerciales del momento se llenaron de exportaciones hispánicas, siendo la moneda de cambio por excelencia el Real de a Ocho, que se convirtió en la primera divisa internacional. Estos productos cruzaban los mares dentro de las botijas que reproducimos, las cuales se convirtieron en un envase cuasi universal, como así demuestra el hallazgo de las mismas en numerosos sitios de América, en pecios de barcos hundidos en los mares, y, por supuesto en su lugar de origen, la provincia de Sevilla. Con esta inmensa red comercial, la Monarquía Hispánica no solo importó los nuevos sabores de las especias, sino que llevó a las diversas partes del mundo los sabores más nuestros, los de la Provincia de Sevilla desde tiempos inmemoriales, el aceite y el vino.